Paritarias 2017: exigen cláusula gatillo si los precios se disparan

El Gobierno convocaría para la semana que viene a los empleados públicos para discutir el salario. Los gremios quieren sí o sí una cláusula automática de aumento extra.
La discusión salarial en Córdoba ya no tiene espacio para más prórroga. El 31 de enero se venció el acuerdo del año pasado y el salario de febrero ya debería incluir el nuevo incremento.
En ese marco, la semana que viene comenzará la serie de reuniones que, este año, se esperan más calientes que nunca. “Todo hace suponer que los primeros días nos vamos a estar reuniendo para empezar a definir un número”, dijo a Día a Día Domingo Ovando, secretario general de la Unión del Personal Superior (UPS), uno de los sindicatos que participará de los encuentros junto al Sindicato de Empleados Públicos (SEP), la Asociación de Trabajadores de Salud (ATSA) y la Unión Personal Civil de Nación (UPCN).
Si bien no dio qué porcentaje tirarán en la mesa en respuesta al 18 que la Provincia trae entre manos a partir de lo acordado con la Nación, la idea es que lo que se acuerde tenga una cláusula gatillo para cubrirse de la inflación. 
“Primero hay que discutir para atrás (por el desfasaje producido en el acuerdo de 2016) y después hay que ver que haya un mecanismo automático de actualización que impida que pase lo del año pasado”, apuntó Ovando, en línea con lo que opinan en SEP.
Los gremios entienden que el 18 es simplemente un “parámetro” que llega desde la Nación, pero no significa que se tenga que respetar. En este sentido, ayer, el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Hernán Lacunza, dijo que para los empleados públicos la idea es llegar a “un acuerdo anual en cuatro pagos con aumentos del 4,5 por ciento trimestral, que conforman un 18 anual, como un piso”. Según el planteo oficial, que es el que se bajó al resto de las provincias, medirán al final de cada trimestre cuánto fue la inflación y, si hay desfasaje, se ajusta.
Docentes
En la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) aún no ha llegado ninguna confirmación del primer encuentro para debatir la suba de este año, que va en paralelo con el del resto de los públicos. “Estamos esperando, no hay nada”, dijo Oscar Ruibal, secretario gremial de la entidad, entendiendo que seguramente se estirará para la semana que viene porque el ministro de Educación, Walter Grahovac, estará hasta el viernes en un encuentro del Consejo Federal de Educación, en Mendoza.
La brecha entre lo que ofrecerá el Gobierno y lo que pedirán los docentes es mucho más amplia que la que se espera ocurra en el resto de los empleados públicos. La UEPC quedó muy disconforme con el acuerdo del año pasado: Juan Monserrat, titular del sindicato, calculó la pérdida del poder adquisitivo del salario de “entre ocho y 10 puntos” por no haber reabierto la paritaria.
Extras en deuda
Además, los docentes reclaman que se pague un blanqueo del material didáctico y de mejora salarial de 10 puntos para los docentes con más de 27 años de antigüedad, algo que estableció un decreto de José Manuel de la Sota antes de dejar la Gobernación. Esas bonificaciones debían abonarse ya en noviembre, pero fue diferido.
El SEP también exige el pago de un reescalafonamiento de categorías, que también fue diferido y que recalentó la relación entre José Pihen y el Gobierno a finales de 2016. 
TRUCO. La Provincia ofrecerá el 18%, en línea con lo hablado a nivel nacional con la Nación y con el resto de los gobernadores. Además, 17% es lo que presupuestó el Gobierno de Schiaretti como aumento salarial a los estatales. El ofrecimiento sería en cuatro aumentos de 4,5% trimestral.
RETRUCO. Los gremios no dijeron cuánto pedirán, pero descuentan que más del 18%. Además, antes quieren discutir lo que perdieron el año pasado, que calculan en unos 9 puntos.
Share on Google Plus

About Carlos Francisco Gutierre

    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios: