Miserias Personales Inevitables Parte2º

Somos águilas y no moriremos creyendo ser gallinas 
Resiliencia versus la anomia asiliente 

En una sociedad con un alto nivel de diferenciación social como la nuestra, Emile Durkheim hubiera vuelto a definir la anomia como lo hizo en 1893, en su publicación “La división del trabajo en la sociedad”: un estado sin normas que hacen inestables las relaciones del grupo, impidiendo así su cordial integración. Esto surge cuando se interrumpe el orden colectivo permitiendo que las aspiraciones humanas se eleven por encima de toda posibilidad de alcanzarse y en su estado extremo puede llevar al suicidio.

Merton (1964) aporta su definición: las estructuras sociales ejercen una presión definitiva en ciertas personas de la sociedad, de tal manera que producen una conducta inconformista en vez de una conformista. Cuando sucede un colapso entre los medios institucionales y las metas culturales, en el acceso exitoso a los objetivos de una sociedad por medios legítimos, se produce una conducta desviada llamada anomia. Acaso, al final de la cadena se encuentra una gran pobreza como disfraz de una nueva forma virtual de esclavitud, con un poco de mejores prerrogativas, que le permiten a los grupos más fuertes, aunque indiferentes, sentirse bien y ajenos de causa.

Pero hay una definición social de Atteslander, (1999): llama a la anomia como una condición de las estructuras socioeconómicas que aparecen durante períodos con cambios estructurales rápidos, cuando el proceso social sistemático que refuerza la integración social declina en su trayectoria y fuerza; al mismo tiempo se destaca una mala integración entre las estructuras sociales y culturales. Este estado de anomia se asocia con una gran dificultad de adaptación del individuo, lo que resulta en: una pérdida general de la orientación social, el desarrollo de sentimientos de inseguridad, alto nivel de miedos injustificados, desarrollo de marginalización, aumento de sobre-expectativas incontroladas, sentimientos de relativa privación, y dudas de la legitimidad de los principales valores sociales.

Esta forma de anomia es relacionada con la “Resiliencia”.

La palabra resiliencia es de origen latino. Viene del verbo resilio, que significa saltar hacia atrás, rebotar (rebondir), repercutir. En psicología, psicología social y sociología no se le asocia a resistir, sino a sobreponerse a la adversidad y reconstruirse. A la capacidad de afrontar (no enfrentar) la adversidad. Y a recuperar el estado original que se tenía antes de la adversidad.

Ann S. Masten (en Flynn, 2006) confirma que la resiliencia (resilience) infiere sobre qué tan bien ha respondido un sistema al afrontamiento de un reto. Este concepto se puede aplicar a cualquier sistema humano u organización humana, como la familia, una escuela o una comunidad. Si no ha habido reto ese individuo, familia o cualquier otro tipo de sistema puede ser descrito como competente o exitoso, pero no resiliente.

Si no se cuida y cultiva la resiliencia puede ser substituida por la anomia asiliente.

La anomia asiliente se asemeja al águila que nace entre los pollitos y toda su vida se cree gallina sin ni siquiera intentar volar alto. Muere creyendo que fue gallina.
Hay muchas personas que se siguen creyendo que son gallinas y sin poder resolver o afrontar sus adversidades cotidianas.

Dedicado a todo el gallinero que llevó a un sector a desconocer la legítima autoridad como secretario general a nuestro resiliente compañero Azziani .-


Share on Google Plus

About Carlos Francisco Gutierre

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

Anónimo dijo...

consulta, los amigos del sindicato nuestro se habran acordado de reclamar por nuestros salarios

Carlos Gutierre dijo...

Respuesta: Te puedo asegurar que si lo están haciendo y tratando de sacar lo más provechoso posible. Se vienen épocas de elecciones y lo que no hicieron en 7 años lo van a intentar hacer en este último. Todo por la presión que trasmitimos todos aquellos que estamos de acuerdo en que esta es la peor conducción en la historia del gremio del seguro.
Vamos a ver como se porta el afiliado esta vez y si los sigue premiando.
Traidores y cómplices de las barbaries y atropellos que se le ha hecho a Rosario sobran, ojalá que no les alcance para que sigan con más de lo mismo.

Anónimo dijo...

me parece a mi o de provechoso no tiene nada el arreglo, 30% escalonado hasta Enero, a mi por lo menos me parece una verguenza

Anónimo dijo...

La paritaria acordada es una tomada de pelo al afiliado a nuestro querido Sindicato, VAYANSE YA!!! Y DEJEN SU LUGAR A GENTE HONESTA Y QUE DEFIENDA AL TRABAJADOR DE SEGUROS.